sábado, 14 de mayo de 2011

My Sex Angel


 

 



¿Se imaginan un ángel caído en la cama? Pues esa fantasía es precisamente la que nos trae Naobi Chan en su historia My Sex Angel.
Una historia de amor, pasión y ternura. Si eres una Wussperv no puedes perderte ésta maravillosa historia.

El link al perfil de la autora es http://www.fanfiction.net/u/2023412/Naobi_Chan

El link a la historia es http://www.fanfiction.net/s/6296920/1/My_Sex_Angel

Un extracto de este sexy ángel en acción te lo dejamos aquí,  para que lo disfrutes y te animes.

....
— Te eché tanto de menos... —susurró contra mis labios antes de pasar su lengua en un rápido lametón sobre ellos, provocando que perdiese el equilibrio y tuviese que afianzarme a sus hombros ante el temor de caer— cada noche soñaba con hacerte mía una y otra vez.

— Edward... —musité.

— Te veía en mis sueño tal y como estás ahora... tan excitada... —se acercó a mi cuello e inhaló con fuerza— oliendo a sexo, a ganas de sexo... —su voz se enronqueció todavía más y mi entrepierna se hizo agua literalmente.

Mis manos fueron hacia su pantalón batallando para abrir el cinturón y el botón que lo apresaban, las de Edward hicieron lo mismo con mis jeans y en cuestión de segundos ambos estábamos desnudos de cintura para abajo.

El roce de su piel con la mía se sintió como si por fin pudiese tomar aire después de meses sin hacerlo, como si mi pecho pudiese expandirse en su totalidad después de respirar solo a medias. Sentí sus manos en mi cintura y cuando me quise dar cuenta estaba sentada sobre el piano con Edward entre mis piernas abiertas, mi camiseta estaba prácticamente en mi cintura y sus manos viajaban a toda velocidad por mi cuerpo, hasta que se detuvieron en el lugar que más ansiaba por su tacto. Sus dedos se perdieron entre mis pliegues completamente húmedos y el aire abandonó mis pulmones cuando esos mismos dedos me penetraron lenta y torturantemente.

— Basta... —gimoteé— basta... te necesito a ti... a ti dentro de mí... —casi supliqué.

Vi relampaguear esa sonrisa en sus labios y mi bajo vientre comenzó a cosquillear de anticipación. Edward colocó la punta de su miembro en mi entrada y jugó a torturarme todavía un poco más, introduciendo solo la punta y retirándose para volver a repetir el procedimiento. Pero yo no estaba para juegos, yo lo necesitaba ya, así que enrollé mi piernas en su cintura y lo empujé haciendo que en su próxima tortura me penetrase por completo.

Ambos gemimos al unísono, y aquella sensación de plenitud que tanto había echado de menos me poseyó de repente, todo comenzó a dar vueltas, mi espalda perdió su fuerza y acabé tumbada sobre la tapa del piano, mientras Edward comenzaba a embestir en mi interior con insistencia.

— Te amo... —gimió con los ojos clavados en los míos y mi pecho explotó de felicidad.

Y estaba en las nubes, en el Olimpo y flotado entre nubes, no podía llegar a imaginar todo lo que había echado de menos a ese hombre, la falta que me había hecho y todas las noches que me dormí llorando por no tenerlo a mi lado. Todo eso desapreció de mi memoria, y esta fue ocupada por las sensaciones de su carne adentrándose en mí una y otra vez, haciendo que mis paredes se tensasen a su alrededor.

.....
Verdad que es un sueño, pasate  a visitarlo seguro no te arrepentirás.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More